Datos personales

Mi foto
Medellín (Ant.), Colombia

7/11/2009

LA RECTIFICACIÓN SUBJETIVA

Lacan denominaba rectificación subjetiva al momento en el cual se pasa del hecho de quejarse siempre de los otros y comenzar a quejarse de si mismo. Por lo general siempre nos quejamos todo el tiempo de los demás, perdiendo de vista que nosotros somos también sujetos de culpa y responsabilidad. Todo acto analítico debe conllevar a implicar al sujeto en las cosas por las cuales se queja. Por otro lado, es un error tratar de culpar al inconsciente de todo el sufrimiento del sujeto, ya que esto implicaría entonces restarle valor a ese sujeto de la responsabilidad y la culpa, aunque la responsabilidad del sujeto se encuentre ubicada en el mismo lugar del inconsciente.

El que el sujeto se de cuenta y asimile sus responsabilidades y culpas, es precisamente lo que Lacan llama rectificación subjetiva.

Si bien todo tiene una razón, como un principio de la ciencia, el sujeto no tiene una razón, pero es solamente a través del análisis que se comienza a consolidar el status de su naturaleza, de su causa, a pesar de vivir en un mundo de la razón, regido por principios científicos como éste.
Un neurótico, un perverso o un paranoico, cada uno tiene una razón para existir, y si no la tiene clara, debe inventarla, como es el caso del neurótico. Pero si al sujeto le hace falta una causa o un deseo decidido, es mejor no aceptarlo en la experiencia analítica, ya que la experiencia analítica lo puede llevar a cuestionar sus valores, su razón de ser o las razones inventadas para justificar su existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada